Relatos en la Isla Tintero

Isla Tintero es el lugar donde cualquiera que haya sentido alguna vez la llamada de las palabras debe parar al menos una vez en la vida.

Villanos con ciencia: los efectos de una bomba nuclear

¡Buenas a todos!

Hace unas semanas publiqué un artículo acerca de las bombas. Al principio pretendía que fuera acerca de diferentes tipos de elementos explosivos, sus efectos y cómo escapar de ellos. Sin embargo, se me fue un poco de las manos, así que decidí partirla en dos y bueno, aquí tenéis la segunda parte. Si no habéis leído la primera, podéis hacerlo aquí.

Así que, si estáis preparados, podemos empezar por el principio. Los efectos de las bombas los conocemos. Explotan ¿no? Pues eso, fin de la entrada, hasta el domingo que viene.

Menos mal que hoy estoy intentado ser productiva, que si no… Sí que es cierto que las bombas explotan y que los efectos de las explosiones son más o menos conocidos por todo el mundo. Pero en esta entrada sobre todo me quiero centrar en los efectos de las bombas nucleares, que tienen un poquillo más de complejidad (las otras, incluso la MOAB, son mucho menos potentes, y no implican radiactividad, así que creo que nos interesan menos).

No todas las bombas son iguales…

Para empezar, diré que el efecto de la bomba nuclear va a depender en gran parte del tipo de bomba y también de la potencia (¿recordáis que se medía en megatones?). Además, hay que tener en cuenta si la bomba se va a detonar en el aire o en la superficie, ya que algunos efectos cambian un poco (es más frecuente que se detonen en el aire, porque son más destructivas, pero en determinadas circunstancias te puede interesar hacerlo en el suelo). Por otro lado, los efectos de las bombas, sobre todo los más tardíos, como la típica lluvia radiactiva, variarán en función del tiempo (no de horas, sino de clima). No es lo mismo que haya lluvia, viento, que haga sol…etc, y por supuesto también dependerá un poco de la geografía de la zona.

De todas maneras, esto es nivel experto. Hay que tener en cuenta que las únicas bombas que se han lanzado de verdad sobre la población son las de Hiroshima y Nagasaki, que no son una muestra muy representativa de TODAS las bombas del mundo. Sí que se han detonado algunas más en pruebas, pero no tenemos la suficiente experiencia como para saber exactamente lo que pasaría en cada caso. Es calculable, sí, pero complicado.

Los efectos de las bombas

Cuando cae la bomba, lo primero que podemos identificar es la zona cero, el epicentro, que significa precisamente eso: el lugar donde ha caído la bomba y donde sus efectos van a ser más bestias. Cuando la bomba se detona en la superficie o incluso de forma subterránea es mucho más claro: la destrucción aquí es total. No queda nada en pie y se pueden llegar a formar cráteres.

Al explotar veríamos es el flash luminoso, es decir, los fotones que escapan de la bomba, que podría cegarte a una distancia de incluso varios kilómetros si estás mirando en esa dirección (aunque en serio, si ha explotado una bomba, ese es el menor de tus problemas).

Radiación ionizante

Lo siguiente es la radiación ionizante, que es radiación que es lo bastante energética como para arrancar los electrones de los átomos y que viaja a la velocidad de la luz, vaya, que es instantáneo. La explosión nuclear emite diferentes tipos de partículas radiactivas, sobre todo de tipo alfa y beta (menos peligrosas) y radiación del tipo gamma.

Resultado de imagen de ionizing radiation

La radiación tipo gamma atraviesa la madera, pero no tanto el plomo.

 

El problema que tiene es que interacciona con los sistemas biológicos (es decir, con las células) causándoles daños graves. Un pulso tan intenso de radiación como en este caso lesiona nuestras células a lo bestia, así que gran parte de las personas que no mueren al instante por la bola de fuego, la onda de choque o por otra causa, pueden morir al cabo de unos días por la radiación. Y no os vayáis a pensar que esta muerte es más agradable: al principio se siente sed, náuseas, incluso fiebre y hemorragias internas. Y luego pueden venir las diarreas, infecciones (porque las defensas menguan muchísimo) y pérdida del cabello.

Si os fijáis, algunos síntomas son parecidos a los de la quimio o radioterapia. Esto se debe a que tanto estos tratamientos como un pulso nuclear influyen en la capacidad de reproducirse de las células (para curar el cáncer es útil, ya que las células cancerosas son las que más se reproducen). Entonces, si tus células no se pueden reproducir bien, los primeros síntomas que vas a notar son los relacionados con aquellas que más se reproducen, que son los glóbulos blancos (células del sistema inmunitario), células del intestino, las que generan el pelo y las uñas…etc.

Además, aunque el pulso de radiación es momentáneo, las partículas radiactivas pueden quedar en el ambiente, y ya sabéis que causan mutaciones que pueden verse en la población hasta muchas generaciones más tarde. En primer lugar, si ha habido radiación en el ambiente, es posible que siga habiéndolo, ya que muchas partículas radiactivas tienen una vida muy larga, de incluso décadas. Y en segundo lugar, las mutaciones que tienen lugar en las células precursoras de los gametos las heredarán los hijos, que a su vez podrían pasársela a sus hijos… y así sucesivamente a lo largo de generaciones.

Hay que tener en cuenta una cosa muy importante y es que cuanto más potente sea la bomba menores serán los efectos de la radiación. Esto ocurre porque en las explosiones más potentes, el radio de la bola de fuego es mayor que el de la radiación, así que cualquiera que pudiera haber resultado afectado por el pulso de radiactivo estaba dentro de la bola de fuego y se ha muerto ya.

Sí, la bola de fuego. A eso vamos.

Seguramente hayáis oído hablar ya de este efecto, o quizás hayáis visto las espectaculares fotografías. Pues bien, lo que ocurre es que al explotar la bomba, una enorme cantidad de energía se libera en forma de calor. Así que nada más explotar la bomba se forma una enorme bola de fuego (cuyo radio dependerá de la potencia de la bomba, pero que va a ser enorme sí o sí), que se irá expandiendo hasta que llegue un momento en el que se disgregue. Esta energía térmica abrasa todo lo que se encuentra a su paso, causando una destrucción enorme, ya que se alcanzan temperaturas altísimas.

atomic-bomb-1011738_1280.jpg

Bola de fuego y nube en forma de seta. Maravilloso.

 

En las zonas más alejadas al epicentro, las personas no mueren, pero pueden sufrir graves quemaduras dependiendo de dónde se encuentren. Recordad que las quemaduras pueden ser de primer a tercer grado (siendo estas últimas las más graves, que pueden resultar letales más o menos cuando un cuarto de la superficie del cuerpo está afectada).

NOTA: Igual alguno está esperando que hable de radios y distancias, pero creedme… si tenéis un poco de paciencia os daré algo mucho mejor de eso, os lo prometo.

La onda expansiva

Otra cosa que se nota es la onda expansiva, que viaja a la velocidad del sonido (es decir, sustancialmente más lenta que la de la luz) y que no es solo propia de las bombas nucleares, ya que también podemos verla cuando explotan las bombas “tradicionales”. En realidad, las ondas de choque se producen cuando algo viaja muy rápido, ya que empuja al aire creando una onda que se puede sentir en el cuerpo. En las pelis es común ver cómo las personas salen despedidas al explotar una bomba, pero en realidad, una onda expansiva lo bastante fuerte puede matar directamente.

Resultado de imagen de hiroshima bomb

Efectos de la devastación en Hiroshima. La bomba expansiva destruye los edificios… y también puede matarte si te los tira encima.

 

Esto es porque la onda expansiva aumenta la presión (y la temperatura) de lo que lo rodea, y precisamente, muchas partes de nuestro organismo son muy sensibles a la presión. Por eso, la onda expansiva puede hacer puré nuestros pulmones y otras vísceras, y causarnos hemorragias graves al destrozar los vasos sanguíneos (y claro, en el cerebro, por ejemplo, esto tiene efectos letales.)

Además, la onda expansiva no solo afecta al cuerpo, porque puede destruir edificios completos, como se ve en muchas películas. Esto también lo podréis comprobar con esa cosa mucho mejor que os voy a dar más abajo *guiño guiño*

El pulso electromagnético

Otra cosa que puede ocurrir con una bomba nuclear es que haya un pulso electromagnético (aunque puede provenir también de otras fuentes, por ejemplo del Sol). En este caso, se producen complejos procesos que tienen que ver con campos eléctricos y magnéticos que interfieren con los sistemas eléctricos, pudiendo llegar a inutilizarlos. Esto sembraría el caos ¿no? Pensad que hoy en día casi todo va con sistemas eléctricos. Aunque este pulso no suelen ir mucho más allá del radio de explosión de la bomba, sí que puede haber bombas específicamente diseñadas para interferir con las comunicaciones. Sin embargo, no me quiero extender mucho sobre esto, porque planeaba hacer una entrada centrándome más en esto en el futuro.

Efectos tardíos: invierno nuclear, lluvia radiactiva, mutaciones…

Por último, hay que tener en cuenta los efectos que aparecen tardíamente. Por ejemplo, las cenizas pueden oscurecer el cielo y en el caso de una bomba nuclear, se puede oscurecer más aún por los fenómenos energéticos que se dan en las moléculas del aire. Con una bomba lo bastante potente (estoy hablando de varios cientos de megatones, lo cual es una burrada), se podría llegar a causar un “invierno nuclear” a escala global. La cosa es que las partículas de la atmósfera reflejarían la energía del Sol y las temperaturas bajarían unos grados; no muchos pero los suficientes para causar cambios en el clima y afectar a las cosechas, que tampoco podrían hacer bien la fotosíntesis (recordad que la Tierra está siempre en un delicado equilibrio y que cambios pequeños pueden tener consecuencias graves).

Además, si las bombas se detonan en la superficie o por debajo de ella, se pueden crear terremotos que se podrían extender muchos kilómetros.

Por otro lado estaría la lluvia radiactiva o fallout, que ocurre porque las partículas que salen del cráter pasan directamente al aire (de ahí las nubes en forma de seta) y junto con todas las cenizas y polvo que se ha liberado, bueno… en la destrucción, forman una nube. Esta nube no se queda ahí, sino que aparte de ser radiactiva (acordaos de las partículas radiactivas), puede viajar cientos de kilómetros si el viento le empuja. Y después, toda esta porquería radiactiva puede llover sobre la población, causando daños por la radiactividad, o simplemente depositarse, como si fuera polvo. Lo malo de esta última versión es que es mucho más difícil de detectar, son partículas tan pequeñas que no se ven, pero es igualmente dañino.

La herramienta definitiva para lanzar bombas nucleares

Y bueno, lo prometido es deuda, así que aquí va. Os traigo la herramienta definitiva para que podáis calcular más o menos los efectos de vuestra bomba nuclear. No siempre es fácil calcular los radios según los megatones o kilotones, y menos aún hacerse a la idea de esas distancias, pero por suerte, alguien ha pensado en eso y ahora tenéis la comodidad de un simulador desde vuestro propio ordenador.

Lo único que tenéis que hacer es entrar en la página Nukemap (pinchad en el nombre para ir) y disfrutar como enanos. A la izquierda tenéis un mapa del mundo, así que podéis elegir exactamente dónde vais a tirar la bomba. A la derecha podéis elegir los parámetros: potencia de la bomba (te viene con ejemplos para que te hagas una idea), si se detona en la superficie o en el aire, si quieres tener en cuenta la lluvia radiactiva, si quieres contar los damnificados y también qué radios quieres que te muestre. Todo es cuestión de jugar un poco con las opciones y cuando las tengas, simplemente pulsar “Detonate”.

bomba madrid.PNG

Bueno, madrileños, os he tirado la bomba más bestia que existe. Y os vais a quemar desde Segovia a Toledo.

 

Te aparecerán los efectos de la bomba sobre el mapa y también una explicación de lo que significa cada uno (eso sí, está todo en inglés, pero supongo que os apañáis. Por cierto “casualties” viene a ser damnificados, no casualidades”). También, si la detonáis en la superficie, podéis ver los efectos del viento sobre la lluvia radiactiva, y ver las áreas de terreno que abarcaría.

Os recomiendo que juguéis un rato a tirar bombas sobre vuestra ciudad, ya verás como os sorprende. Además, ahora ya no tenéis excusa para equivocaros.

¿Y qué hacer cuando cae una bomba?

Buena pregunta, sí señor. Todo depende de dónde estás, evidentemente, pero en Internet se pueden leer muchas recomendaciones. Las más básicas son tirarse al suelo, cerrar los ojos y abrir la boca para evitar la onda expansiva, alejarse de los edificios de donde puedan caer cosas, alejarse lo más posible del epicentro… Nada que no sea lógico, la verdad.

En mi opinión, es muy complicado sobrevivir en un entorno así, pero he visto un vídeo  de los chicos de ASAP Science que da consejos muy bien explicados sobre qué hacer ante una guerra nuclear. Aunque está en inglés, os lo voy a poner aquí para que le podáis echar un ojo, que seguro que encontráis algo que os resulta útil también.

NOTA: no os asustéis porque ponga guerra nuclear. Lo que sale en el vídeo se aplica en su mayoría a esta explicación.

 

Y bueno, supongo que hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os haya resultado útil y os haya enseñado cosas nuevas. Si os apetece, puedo hacer más entradas sobre estos temas, que yo creo que son apasionantes. Y no olvidéis compartir en las redes y dejarme comentarios, que no muerdo (casi nunca). ¡Hasta la próxima entrada!

Anuncios

9 comentarios el “Villanos con ciencia: los efectos de una bomba nuclear

  1. Blas E. Cabanilles
    marzo 13, 2017

    A mí me ha recordado tu post a muchas pelis, obviamente, pero también a una serie donde desaparecía la electricidad, no me preguntes cómo se llamaba xD.

    Por favor, sigue escribiendo estos posts, a gente no científica nos interesan para la verosimilitud de nuestros escritos.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • soyperry
      marzo 13, 2017

      ¡Muchísimas gracias, Blas! A veces veo mis posts y me doy cuenta de que no los ha leído nadie, pero con que a uno solo le gusten y le ayuden, suficiente 😀
      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Pingback: Los virus son amigos (si sabes cómo tratarlos) | Relatos en la Isla Tintero

  3. capirotada
    marzo 29, 2017

    Muchas gracias por la información, por alguna razón casi todos mis relatos tienen que ver que ver con la radiación, tal vez tengo maña con ese tema 😉

    Me gusta

  4. Yolanda
    marzo 29, 2017

    ¡Hola!
    Vaya un artículo más completo y fácil de digerir. Me ha encantado y he aprendido mucho. No he podido evitar pensar en un documental (no recuerdo el título) que explicaba los efectos de las bombas caídas en Hiroshima. Escalofriante de verdad.
    Un saludo

    Me gusta

    • soyperry
      marzo 29, 2017

      Muchísimas gracias, Yolanda. Me alegro de que te haya gustado 🙂 un saludo.

      Me gusta

  5. Pingback: Una muerte altruista: la apoptosis | Relatos en la Isla Tintero

  6. Pingback: ¿Cómo será el fin de la humanidad? | Relatos en la Isla Tintero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en marzo 12, 2017 por en Ciencia para escritores y etiquetada con , .

Contador de visitas

  • 28,565 visitas

Introduce tu dirección de correo electrónico para recibir un email avisándote de cada nueva entrada

Follow me on Twitter

A %d blogueros les gusta esto: