Relatos en la Isla Tintero

Isla Tintero es el lugar donde cualquiera que haya sentido alguna vez la llamada de las palabras debe parar al menos una vez en la vida.

Consejos para documentarse como un campeón

Para muchos, la documentación supone un verdadero drama. Últimamente he estado recibiendo comentarios en el blog de gente que se quejaba por haber leído obras con una documentación penosa y sobre eso tengo una opinión muy clara: si no vas a documentarte, o vas a hacerlo mal, directamente no lo escribas.

Una cosa es llegar a un pacto lector-escritor en el que se acepten ciertas cosas porque son importantes para la trama y otra muy distinta una novela plagada de errores científicos o que teoriza sobre cosas directamente mal planteadas. Para evitar lo último, que suele quedar fatal, he escrito este post con consejos para que llevéis la documentación un paso más allá. ¿Mis credenciales? Soy alguien que se puso a escribir una novela de ciencia ficción y se quedó tan enganchada con la documentación que probó todos los trucos habidos y por haber. Me encanta la documentación. A veces me documento sin tener la intención de escribir nada, solo por curiosidad.

Bueno, a lo que voy, empiezo con los consejos. Os aviso que algunos quizás os parezcan complicados, lo siento, así de duro es el mundo de la documentación.

consejos-para-documentarte

Primer consejo: los expertos son tus amigos

Sin duda hay por ahí gente que sabe muchísimo más que tú sobre el tema del que te estás documentando. Leerás sus blogs y verás sus vídeos de YouTube, pero pronto te darás cuenta de que no es suficiente, de que te han quedado dudas que no puedes resolver tan fácilmente y de que necesitas algo más. Es el momento de ponerte en contacto con los expertos y preguntarles esas cosas que quieres saber.

Lo primero que tienes que plantearte es quiénes son esos expertos. En algunos casos, quizás se solucione todo con un mensaje al autor del blog. Sin embargo, en otros no será bastante. Por ejemplo, yo siempre os digo que si tenéis dudas me podéis preguntar, pero lo más probable es que no sea capaz de contestar a las dudas más específicas.

Por eso, aquí entran en juego los mayores expertos que yo he conocido: los profesores de Universidad. Si buscáis respuestas sobre un tema de genética, por ejemplo, la persona que seguro que os puede ayudar es un profesor de genética. Mis consejos para que os dirijáis a ellos son los siguientes:

  1. Encuentra al profesor. Puedes entrar en la web de cualquier universidad y buscar por departamentos. Con un ratito de búsqueda encontrarás el nombre de los profesores, su especialidad y posiblemente su correo electrónico.
  2. Escríbeles. Es muy importante que te presentes, que seas la persona MÁS EDUCADA DEL MUNDO, y también es conveniente que antes de preguntar les expliques que estás escribiendo una novela o lo que sea.
  3. Las preguntas, de poco en poco. Los profes de universidad también tienen vida, así que lo mejor es mandar preguntas concretas. No intentes que te expliquen un tema entero y no hagas que tengan que interpretar lo que quieres decir. Pregunta como si estuvieras intentando molestar lo menos posible. Ten en cuenta que cuanta más pereza les dé contestar, más difícil es que obtengas respuesta.
  4. Nunca (y repito, NUNCA) te olvides de agradecer la ayuda. A mí más de una vez me han escrito pidiendo ayuda sobre algún tema científico y después de un tocho enorme por correo, no he vuelto a saber nada de ellos.

Creo que esto es lo básico para comunicarse con esa especie huidiza que son los profesores de universidad. Por si tenéis curiosidad, yo lo he hecho alguna vez. Más de una vez conseguí bastante información (también es verdad que es más sencillo cuando son tus propios profesores), pero otro día también me mandaron un link a uno de sus trabajos y ya está. ¡Señor, precisamente le escribía porque había leído su trabajo y me había quedado igual!

Si no os contestan (cosa que es probable) no os desaniméis, seguid probando. ¡Ah! Y el bonus tip: si sois universitarios y podéis, hablad con los profesores de vuestra propia universidad, que siempre se mostrarán más abiertos. Y si sois capaces de quedar con ellos para que os lo expliquen en persona, mejor que mejor.

Así que ya sabéis: no tengáis vergüenza, porque no os lleva a ningún lado ¡y a preguntar se ha dicho!

Segundo consejo: aprovecha los chats de idiomas

A ver, ya sé que los chats de idiomas están ahí para aprender idiomas y no para que tú te documentes. Pero siendo sinceros, resultan utilísimos. Si estás planeando ambientar una novela en Alemania, por ejemplo, ¿qué mejor que contactar con un alemán para que resuelva tus dudas? Te puede hablar de costumbres, de expresiones, de nombres… Y si eres capaz de contactar con alguien que viva en la ciudad de tu novela, ya lo bordas.

En estas páginas tienes dos opciones. La primera es intentar hacerte amigo de alguien y una vez que lo tengas en el bote gracias a tus encantos le vas lanzando tus preguntas y pidiendo ayuda. La segunda es directamente escribir a alguien intentando que te responda (usa los consejos que te di con el profesor universitario).

Otro consejo que te doy es que ofrezcas tu ayuda a la vez que preguntas. Siguiendo con el ejemplo de Alemania, si encuentras a alguien que esté estudiando español, seguramente se ofrezca a ayudarte si tú le ayudas también (es un pequeño precio a pagar). Otra ventaja de estos chats es que la gente no viene a ligar, sino a aprender, con lo que el ambiente es diferente, la gente suele ser más desinteresada y estar más dispuesta a ayudar.

El chat de idiomas que usaba yo es HelloTalk (es una aplicación para móvil), muy centrado en la seguridad de la gente. Podéis encontrar muchos más, que yo no he probado, mirad aquí.

A alguno, quizás este consejo le parezca una soberana tontería, pero creedme, viene muy bien cuando quieres preguntar algo muy concreto que Internet no te va a responder.

Tercer consejo: bucea en foros especializados

Los foros son lugares donde los fanáticos de ciertos temas se reúnen para intercambiar opiniones y consejos. No hace falta ser un lince para darse cuenta de que nosotros podemos aprovechar toda esa información. Simplemente leyendo los temas y posts podemos encontrar respuestas o ideas para solucionar algunos problemas.

Sin embargo, si tenéis dudas, también podéis registraros en el foro y crear vosotros un post con vuestras dudas, lo más probable es que haya gente deseando ayudar que os resuelva la duda. Tenéis que tener en cuenta que lo malo del foro es que no sabéis quién os está contestando y lo que sabe realmente sobre el tema, pero creo que pueden ser muy útiles para según qué cosas. Por ejemplo, si escribís novela negra, quizás podéis preguntar en un foro de armas sobre el retroceso de cierta pistola.

Por otro lado, en estos foros también os pueden ayudar a buscar. Es decir, igual os pueden recomendar bibliografía, vídeos o páginas que os resuelvan las dudas o que sepan que os van a resultar útiles. Otra ventaja es que en los foros hay muchas personas, es decir, podéis contrastar opiniones, preguntar a diferente gente y siempre habrá alguien lo suficientemente aburrido como para contestar.

Un consejo antes de meteros en un foro es que miréis la fecha de los últimos mensajes: hay veces que los foros ya están muertos y no te servirá de nada preguntar en uno que vivía sus tiempos de gloria allá por 2011. No olvidéis tampoco eso de ser muy educados, que viene fenomenal en la vida, y que todo el mundo lo aprecia.

ajolote

Os pondría una foto relacionada, pero prefiero dejaros este ajolote feliz. 

Cuarto consejo: coge el hábito de la documentación

Esto es algo que aprendí después de documentarme. Cuando le cogí el gustillo a esto de devorar información, iba por ahí investigando cosas por mi cuenta. No lo hacía con el objetivo de plasmarlo en una novela ni nada por el estilo, pero me he dado cuenta de que si ahora tuviera que empezar a documentarme para un nuevo proyecto, sabría dónde buscar y a quién preguntar.

He conocido a gente que sé que me ayudaría, he visto las páginas que sirven y las que no, he aprendido cosas que me han dado una base más sólida… Es decir, tengo más experiencia documentándome, y creo que eso vale mucho, y sobre todo, valdrá en su momento.

¿Mi consejo? Busca un tema que te guste o sobre el que te interesaría saber más y empieza a investigar. Después, déjate llevar, como quien pasa de un vídeo a otro de YouTube. Busca diferentes temas, investiga en diferentes páginas, canales, sigue a la gente que te interese en Twitter…

También es importante que sea un hábito. Es decir, esto no te servirá de nada si solo lo haces una tarde. La idea es que te acostumbres a buscar información, a investigar… Por ejemplo, puedes leer un artículo al día o ver algún vídeo de un canal de ciencia cuando te aburras.

Quinto consejo: ama las charlas de TED

Relacionado con esto, creo que te voy a dar el consejo que le doy a todo el mundo (de hecho, no es la primera vez que lo doy): mira charlas de TED. En ellas se puede aprender un montón y te dan muchísimas ideas. Yo antes veía una todos los días de camino a la universidad, ya que la aplicación te permite descargar las que quieras y verlas después. La app también te permite buscar todas las que traten sobre un tema o elegir cuánto tiempo tienes y qué estilo te apetece ver para que te saque algunas charlas aleatoriamente.

Aparte de que las charlas de TED son entretenidas y te ayudan con el inglés, a mí también me han dado una base para empezar a investigar (aunque muchas también me han resuelto dudas directamente). Lo único malo es que a veces, teniendo solo el título de la charla es un poco complicado saber si te van a servir o no. Por eso te recomiendo que, como he dicho en el punto anterior, te acostumbres a verlas de diario. Así hay más probabilidades de que encuentres lo que buscas (sí, la app te permite marcar en favoritos, así que no hay nada de lo que preocuparse).

Si no queréis ver los vídeos en la app, también lo podéis hacer en la página web o directamente desde YouTube, porque se ve que no todos las charlas que se dan en un evento TED se cuelgan (además de que podéis encontrar en muchos idiomas y no solo en inglés).

Como regalo, os dejo una de mis charlas favoritas.

Sexto consejo: pregunta a gente que tuvo que documentarse antes que tú

Cualquier persona que haya tratado en sus libros un tema como el que quieres tratar tú a)se habrá documentado, b) habrá hecho una mierda. Los del caso b nos sirven para saber cómo NO hacer las cosas, pero los del caso a nos pueden ayudar porque han pasado por la misma experiencia que nosotros.

En este post, yo estoy dando consejos e ideas que me han servido a mí, pero habrá otros miles que yo no haya probado y que no esté mencionando. Por eso os recomiendo que si encontráis a un escritor del caso b, le preguntéis sin vergüenza. En la mayoría de los casos estarán encantados de compartir con vosotros los trucos que usaron para documentarse, y quizás os recomienden también libros o películas.

Ojo aquí: no esperéis que nadie os vaya a dar toda la información que ha recopilado gratis, así que no le pidáis a ningún escritor que os pase el pdf. No están para eso y posiblemente no les haga ninguna gracia (a mí, al menos, no me la haría). Sed prudentes, pedid sin exigir (en realidad esto vale para todos los casos), sed educados y decid las palabras mágicas, por favor y gracias, siempre.

Alguna vez puede que os contesten de malas maneras o que os ignoren, pero os aseguro que no todo el mundo es así. No os vayáis a deprimir por eso y simplemente intentadlo con otra persona.


Bueno, hasta aquí todo lo que os quería contar. Hay más cosas que podéis hacer, por supuesto, pero me parecían bastante obvias, así que no las he puesto. Está claro que todos sabemos que se puede usar Google Street View para saber si tú personaje puede aparcar o no en el paseo marítimo de Vancouver; o que podéis buscar en Internet la tele local para ver a qué hora se emite Gran Hermano o qué canal están viendo. Lo que os he contado son cosas que yo descubrí después de un tiempo (y después de estar un poco desesperada, porque lo de escribir a los profesores no lo hice precisamente por tener multitud de opciones además).

Solo me queda pediros que si os ha gustado, me dejéis un comentario o que lo compartáis por las redes. ¡Ah! Y apuntaros al concurso, leches (bases aquí). ¡Hasta el próximo día!

 

Anuncios

2 comentarios el “Consejos para documentarse como un campeón

  1. Dorothy
    septiembre 28, 2016

    ¡Me encanta este artículo! Documentarse no siempre es una tarea farragosa: de hecho puedes averiguar datos interesantes de las fuentes más insospechadas… ¡Y me encanta lo que dices de crear un hábito de documentación! Muchas veces encuentras información de lo más aleatoria que nunca sabes cuándo puedes necesitar: yo tengo un par de tableros ocultos en mi Pinterest (y montones de enlaces en Evernote) con información que no sé si llegaré a utilizar algún día 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • soyperry
      septiembre 29, 2016

      ¡Muchas gracias!
      La verdad es que la documentación también da ideas en lugar de ser solo al revés. Yo ya digo que me encanta ^^
      Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en septiembre 18, 2016 por en truconsejos y etiquetada con , .

Contador de visitas

  • 34,558 visitas

Introduce tu dirección de correo electrónico para recibir un email avisándote de cada nueva entrada

Follow me on Twitter

A %d blogueros les gusta esto: