Relatos en la Isla Tintero

Isla Tintero es el lugar donde cualquiera que haya sentido alguna vez la llamada de las palabras debe parar al menos una vez en la vida.

Mis aventuras en el Celsius 232 y 9 consejos para salir indemne

¡Hola a todos! Como posiblemente supierais, el domingo pasado no hubo entrada porque estaba ocupada… Digamos que estaba volviendo del festival de literatura más cañero del mundo: el Celsius 232, centrado en el terror, la fantasía y la ciencia ficción. Así que hoy os traigo un pequeño resumen de mi experiencia (básicamente para daros envidia).

portada celsius

Sí, ya sé que todo Twitter ha hecho una crónica del Celsius. Sí, ya sé que el mío no va a ser ni el más informativo, ni el más gracioso y ni siquiera el que tenga las mejores fotos. Pero es que mi experiencia en el Celsius ha sido tan genial y lo recomiendo tanto a todos los amantes de la literatura que no podía dejar de escribir sobre él. Así que ¡allá vamos!

Mi viaje empezó el miércoles por la mañana, corriendo por la estación de Zaragoza, para coger mi tren por los pelos (porque mi madre y yo nos metimos primero en la estación de autobuses). Cuatro horas y pico más tarde me bajé en Bilbao, donde me estaban esperando unos amigos y, después de una copiosa comida (normal, son vascos), cogimos el coche del hype a Avilés.

Llegamos al Celsius por la noche, sobre las 9 o así, y menos mal que era mi segundo Celsius, porque así pude ir directa a saludar a Jose y Meri, de El Libro del Escritor, que me debían un abrazo desde hacía tiempo. Yo venía ya un poco mosca, porque me habían dicho que me había perdido a Joe Abercrombie, a quien tenía muchas ganas de ver, ya que en realidad nos perdimos el primer día casi entero.

Consejo #1: el Celsius empieza el miércoles POR LA MAÑANA. Si podéis evitarlo, no hagáis como yo y no os perdáis ese día entero, que luego te arrepientes.

Aún así, como la esperanza es lo último que se pierde, metí mi ejemplar de “Medio Rey” en la mochila, porsiaca. Y tuve suerte, cuando llegamos, Joe aún estaba firmando y había solo cinco personas delante de mí. Fui la última a la que firmó y aún me dijo “Gracias por esperar tanto tiempo”, y yo estaba como “Pobre inocente…”

Joe Abercrombie celsius 2016

El genial Abercrombie y yo ^^

También nos encontramos con el resto de nuestros amigos (se me desgastaron los brazos de tanto abrazar, y no voy en coña), y ya aprovechamos para cenar y pasar un rato con ellos. Para cuando llegamos a nuestro apartamento, yo me moría de sueño, aunque también es verdad que yo me muero de sueño en muchas circunstancias, así que no sé hasta qué punto importa este dato. Seguimos.

El jueves aprovechamos para ver encuentros con autores y presentaciones de libros, que son, en mi opinión, lo mejor del Celsius. Hay tanta gente que son buenos en lo que hacen, que tienen experiencia y de los que puedes aprender, que yo considero pecado no escucharles, al menos si te gusta leer y escribir. Incluso de la presentación de libro más sosaina puedes aprender algo.

Lo que hay que hacer entre charla y charla es patearse los puestos de libros, mirarlos con lujuria y seleccionar unos pocos elegidos. Os aseguro que es más difícil de lo que parece no arruinarse en el Cesius. Yo me compré el libro “Castillos en el aire”, una antología de relatos de autores españoles de fantasía y ciencia ficción, y estoy 100% segura de que su presentación tuvo mucho que ver. Y más que la presentación, Elia Barceló, que a pesar de que no la conocía, he decidido que cuando sea mayor quiero ser como ella. O incluso antes de ser mayor, qué demonios.

Consejo #2: cuidado con vuestro dinero. No os lo gastéis todo el primer día, porque quizás encontréis algo que os gusta mucho después de alguna presentación. Pero tampoco os lo compréis todo el último, porque las cosas se acaban. A mí me quitaron un libro que quería (aunque como compensación, luego me compré uno mejor).

También nos dio tiempo a ver a presentación que hizo Víctor Blanco de “Delbaeth Rising” con el Cumpleaños Feliz a berridos incluido. La última charla de la noche fue con Carlos Ysbert, doblador de Homer Simpson, que nos estuvo explicando muchas cosas sobre la industria del doblaje.

Lo malo de tanta charla y actividad es que algunas se solapan, con lo que tienes que elegir sí o sí, y posiblemente te acabes perdiendo cosas que te interesaban por estar en otras. Pero bueno, supongo que no se puede tener todo.

Consejo #3: miraos bien el programa antes de ir al Celsius y seleccionad las charlas que os interesen. Puede ser que algún autor no os suene por el nombre, pero que conozcáis su obra o que, aunque no os suene de nada, queráis saber más sobre él. Seleccionando la paja del trigo os podéis asegurar de que no os perdéis nada interesante por estar matando el tiempo.

programa celsius

El precioso programa del Celsius, este año tan grande que podía servir de manta.

El viernes llegamos pronto a Avilés para la presentación de “Las puertas del infinito” de José Antonio Cotrina y Víctor Conde, donde a los autores les dio tiempo a contarnos muchas cosas sobre cómo trabajan en equipo. A esas alturas mi cerebro ya estaba saturado de guardar tanta información valiosa, pero os prometo que era necesario el sobreesfuerzo: hay muchísimo que aprender.

Consejo #4: id a las charlas con interés, no para matar el tiempo. Si escucháis, aprenderéis un montón de cosas que aplicar, aunque el autor en cuestión sea de fantasía épica y vosotros escribáis ciencia ficción dura.

Después, mis amigos y yo quisimos ir a la playa. Incluso tras las miradas de incredulidad por parte de la gente que se enteró. Incluso al ver las nubes negras que había. Así que llegamos al apartamento y nos pusimos a jugar a juegos de mesa, como sabios que somos.

Aún nos dio tiempo de volver a Avilés a tiempo de ver algunas charlas más, entre ellas, el encuentro con Javier Sierra, donde aprendí un montón (qué tío tan profesional, por dios). También estuvimos en los talleres de esgrima, que me parecen utilísimos, sobre todo para escritores de fantasía e histórica, porque explican muchas cosas sobre manejo de armas, caballeros, formas de luchar…etc.

Acabamos la noche viendo Matrix en el cine al aire libre que ponen en la plaza. Primero se puso a llover e hicimos como que no nos dábamos cuenta, pero cuando empezamos a mojarnos de verdad cortaron la peli justo en el final y cada uno a su casa. Menos mal que es predecible, que si no…

El sábado llegamos a Avilés llorandito, porque era el día de las despedidas. A las 12, la mitad del grupo se fue a coger el autobús y los demás nos quedamos tristes y desamparados.

Consejo #5: el Celsius acaba el sábado por la noche, hay las mismas actividades que un día normal (aparte de una comida pantagruélica). Os recomiendo que os quedéis el día entero, aunque sé que a muchos se os va de precio. Pero eso, cuanto más podáis alargar el sábado, mejor.

Por la tarde fuimos a un encuentro con David Mitchell, que creo que para la mayoría de nosotros fue el sorpresón del Celsius. El presentador preguntó si preferíamos que David contestara a las preguntas o que nos contara un cuento, y la respuesta fue obvia. Durante una hora, David nos estuvo contando una historia preciosa, con esa voz preciosa que tiene y traducido preciosamente por Diego. Y además, ambos hacían una pareja preciosa. Me habría arrepentido un montón de haberme perdido esa charla, fue genial, y además, el propio David nos dijo que servía para entender mejor algunas de sus novelas. Fue increíble, os lo aseguro.

david y diego

Sé que se ve fatal, pero aquí tenéis la foto de la True OTP.

Consejo #6: id a las charlas. Id. Nunca sabéis lo que podéis perderos si no vais.

Después me dio tiempo a ver la charla de Grandes Damas de la Ciencia Ficción, con Francesca Haig y Claire North. Esta última me enamoró tanto que después de la charla no pude evitar ir a saludarla y a decirle, y cito textualmente “I think you’re AWESOME”. No me había reído tanto en una charla en mucho tiempo.

Terminamos el día viendo los Cazafantasmas en la calle, bastante tristes, todo sea dicho. El domingo por la mañana volvimos a coger el coche con destino Bilbao, y desde ahí, yo cogí un bus a Zaragoza. Iba tan cargada de cosas que casi no lo cuento (y alguno estará pensando “ojalá, así no tendríamos que aguantarla”).

La verdad es que como conclusión tengo que decir que el Celsius ha sido una experiencia fantástica, increíble, maravillosa y fantabulosa. Se la recomiendo a todo aquel al que le guste leer y escribir, porque de verdad que no os arrepentiréis. Si os ponéis a buscar con tiempo sale caro, pero no tanto como si os decidís el último día, y además hay otras opciones aparte de buscar alojamiento en el propio Avilés. Por ejemplo, el año pasado estuve alojada en Gijón, a solo media hora y de donde salían buses a Avilés con muchísima frecuencia.

Consejo #7: busca alojamiento con tiempo y si no lo encuentras en Avilés, explora otras opciones, que haberlas, haylas.

escritorcillos sersiu

Aquí las increíbles personas que me acompañaron.

Otra cosa genial del Celsius, aparte de lo que aprendes con las charlas, es desvirtualizar a la gente. Yo tenía muchísimas ganas de conocer en persona a muchos que conocía por Twitter, y la verdad es que merece la pena. Al margen de la gente con la que tenía más confianza y a los que puedo llamar mis amigos (que a esos estaba claro que los iba a saludar), también saludé a unas cuantas personas a las que seguía por Twitter, como Ana González Duque, Rocío Vega o Víctor Blanco y me demostraron lo majos que eran. Y yo con vergüenza, ains…

Consejo #8: si quieres saludar, saluda. Todo el mundo es muy majo y lo peor que te puede pasar es que alguien se ponga borde contigo. Y eso, en realidad, tampoco es ningún drama.

Así que bueno, llegué a casa habiendo conocido a un montón de gente, cargada de cosas para mí y para regalar y con un montón de conocimientos nuevos. Ahora solo queda esperar que pueda ir al siguiente (aunque ya desde aquí adelanto que lo más probable es que yo no esté, pero bueno, id vosotros por mí).

cosas

Algunas de las cosillas que me compré (y la colcha del apartamento.)

Consejo #9: ve al Celsius. Nunca está demasiado lejos. Bueno, sí que lo está, pero qué demonios.

¡Ah! Y también viví una experiencia capaz de subirle el ego hasta al aspirante a escritor más humilde del mundo: firmé libros. Para ser sinceros, firmé solo tres libros en los que yo solo era una autora entre muchísimos, pero ahí estaba, sujetando el boli con profesionalidad. Resulta que hace unos meses participé en la antología de “La Isla del Escritor” organizada por Cristina Alfaraz y por Jose y Meri. En este Celsius, en el stand de ELDE se podían comprar los ejemplares en físico y yo, como una de las pocas autoras que estaba en el Celsius, firmé a algunos de los que se lo compraron. Fue una experiencia increíble y ojalá que me toque firmar muchos más libros (prometo mejorar la letra).

Creo que esto es todo lo que os quería contar, aunque segurísimo que me dejo algo por explicar, alguien a quien mencionar o algo con lo que fangirlear. Espero que os haya gustado y que estéis ya buscando alojamiento en Asturias para el año que viene. Por mi parte, nosotros nos vemos la semana que viene. ¡Un abrazo!

Anuncios

11 comentarios el “Mis aventuras en el Celsius 232 y 9 consejos para salir indemne

  1. Historias de Hoguera
    julio 26, 2016

    ¡Por muchos más Celsius contigo!

    Le gusta a 1 persona

  2. Diario de una berenjena
    julio 26, 2016

    DO MI, DO FA, DO MI RE DO FAAAAA

    Le gusta a 1 persona

  3. Erik Reenberg
    julio 26, 2016

    No paráis de darme envidia con el Celsius. Voy a encerrarme bajo una piedra hasta el año que viene.
    Ahora, en serio, el artículo me ha servido para querer aun con más fuerza ir algún año. Lo encuentro un lugar ideal y me alegra que os lo pasarais tan bien.
    Saludos desde Otromundo.

    Le gusta a 1 persona

    • soyperry
      julio 26, 2016

      ¡Buenas! Me alegro que te haya animado a ir. No es mi intención dar envidia, en realidad, sino que toda la gente que no lo tiene claro se lance de cabeza a la piscina. ¡Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  4. Rocío Vega
    julio 26, 2016

    Me encantó conocerte. Eres un amor 🙂

    Me gusta

  5. Dorothy
    julio 27, 2016

    ¡Que envidia! Entre los tweets y las crónicas nos estáis poniendo los dientes largos a los que no pudimos ir… 😂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en julio 26, 2016 por en personal y etiquetada con , .

Contador de visitas

  • 34,556 visitas

Introduce tu dirección de correo electrónico para recibir un email avisándote de cada nueva entrada

Follow me on Twitter

A %d blogueros les gusta esto: