Relatos en la Isla Tintero

Isla Tintero es el lugar donde cualquiera que haya sentido alguna vez la llamada de las palabras debe parar al menos una vez en la vida.

Esos adorables patógenos (II): hongos, gusanos y protozoos

Cuando planeé la entrada sobre patógenos pensé en incluir los cinco grupos más importantes de patógenos (para mí, que después seguro que alguien se queja de que me he dejado algo). Después de escribir sobre virus y bacterias, me di cuenta de que se me había ido totalmente de las manos, así que decidí partirla en dos. Hoy, por fin, os traigo la segunda parte de esos adorables patógenos, con bichos más ignorados, grandes y ASQUEROSOS.

HONGOS, GUSANOS Y PROTOZOOS

Hongos

Los hongos son amigos, no enemigos. La verdad es que los hongos están en esta lista solo porque son más o menos famosetes, pero la mayoría de ellos están en el vino, o en la cerveza, o en el queso o en cualquier tipo de comida que tengamos por ahí. Desde tiempos inmemoriales nos han ayudado muchas más veces de las que nos han causado enfermedades, eso para empezar. Pero bueno, supongo que nadie ha venido aquí a oír las bondades de los hongos, así que voy a seguir como si nada.

Los hongos son microorganismos eucariotas (es decir, como nosotros) y, aunque algunos son unicelulares, muchos pueden formar micelio, vamos, que si los viéramos al microscopio parecerían miniplantas. Por ejemplo, si veis que se os ha puesto mala una naranja y le sale como una pelusilla, eso es el micelio. Sin embargo, los hongos son heterótrofos, es decir, NO SON PLANTAS. Como oiga a alguien diciendo que un hongo es una planta iré y le arrancaré la lengua. De hecho, los hongos están tan separados evolutivamente de las plantas como nosotros. Creo que es obvio pero nunca está de más una pequeña advertencia.

La verdad es que, en cuanto a enfermedades, las causadas por los hongos no son especialmente graves. Es cierto que la mayoría de nosotros hemos tenido hongos alguna vez: el pie de atleta, los hongos que coges en la piscina por no llevar chanclas, hongos genitales… Sin embargo, como los hongos son organismos que necesitan el oxígeno para vivir (cosa que no ocurre ni con los virus ni con muchas de las bacterias) solo pueden encontrarse en la piel, mucosas o como mucho los pulmones.

Generalmente, el sistema inmune es capaz de controlar las infecciones por hongos y sus síntomas no son devastadores. Sin embargo, Candida albicans (un hongo típico de genitales) podría invadir el intestino y liberar toxinas en la sangre si estás inmunodeprimido. También la tiña es una enfermedad causada por hongos, con bastante fama pero de poca gravedad, y hay alguna más, pero pocas tan graves como las que pudieran causar otros patógenos (al menos en humanos).

candidiasis oral

Lengua infectada con candidiasis oral.

Por eso, las enfermedades producidas por hongos no suelen ser un problema salvo cuando se trata de personas inmunodeprimidas. Además, se pueden tratar con antifúngicos que funcionan bien, aunque también aparecen hongos que pueden presentar resistencias. Sin embargo, hay muchísimos tipos de hongos que afectan a muchísimas especies, así que quizás el superhongo letal definitivo esté todavía por descubrir.

Aparte de las enfermedades producidas por hongos, os quería hablar también de las setas venenosas, a las que se les puede atribuir bastantes muertes. Como sabréis, las setas son las estructuras reproductivas de un tipo de hongos, los basidiomicetos y, mientras que muchas de ellas se comen, otras son terriblemente venenosas.

Es muy complicado saber a primera vista qué setas son venenosas y cuáles no, porque en principio no hay nada que las distinga. Sin embargo, unas setas pueden ser una forma interesante de matar a un personaje molesto… Y que parezca un accidente.

Los síntomas por envenenamiento son variados (dependen del tipo de seta, mi recomendación siempre es investigarlo antes) y no siempre aparecen justo después de comerse la seta. Pero por ejemplo te pueden causar letargo, dolores de cabeza o tripa, vómitos, diarrea, ictericia y hasta hepatitis. Aunque si se trata pronto se puede evitar la muerte en la mayoría de los casos, otras son tan venenosas que te condenan directamente.

Las setas más venenosas que se conocen son Amanita phalloides, Amanita verna, Amanita virosa, Cortinarius rubellus y Cortinarius orellosa, pero hay muchas más que solo causan malestares o bien son venenosas cuando se han consumido muchas. Y recordad:

Todas las setas son comestibles, aunque algunas solo una vez.

Amanita_phalloides

Amanita phalloides. ¿A que no parece que sea para tanto?

Después, como alguno estará esperando, tenemos a las setas alucinógenas, pero si me pongo a hablar de eso ahora, no termino el post (y además, no cuentan como patógenos). Si queréis que hable de ello, decídmelo y otro día lo hago.

Pero ahora seguimos.

Protozoos

Los protozoos son microorganismos eucariotas y unicelulares, a los que muchos de vosotros conoceréis como amebas, aunque éstas solo sean una pequeña parte de todo el grupo. Estos bichillos viven en ambientes húmedos o directamente en el agua, tanto dulce como salada. De hecho, muchos de ellos están por ahí, sin molestarnos lo más mínimo y la gran mayoría no están implicados en enfermedades humanas.

Las enfermedades que nos causan los protozoos son casi siempre intestinales, adquiridas a través del agua y alimentos contaminados. Por eso, suelen ser más típicas de países en vías de desarrollo (aunque aquí también hay, y de hecho, mis profes se encargaban de recordármelo día sí día también). Una enfermedad típica de protozoo sería la que causa,, por ejemplo, Giardia. Es una ameba que ingieres, se reproduce en tu intestino causándote diarreas y dolores (a veces es asintomática) y después la vuelves a expulsar por las heces. Generalmente, estas enfermedades intestinales son autolimitadas en unas semanas (vamos, que se curan solas) pero a veces se pueden complicar y afectar a otros órganos, como el hígado, sobre todo el personas inmunodeprimidas.

giardia

Giardia. No me diréis que no es adorable.

Quizás estaréis pensando que los protozoos no dan mucho juego, pero hay uno que os hará cambiar de opinión: la malaria. Esta famosísima y letal enfermedad está causada por unos interesante protozoos.

La malaria

Como sabréis, la malaria es una enfermedad producida por un protozoo llamado Plasmodium y que se transmite por el mosquito Anopheles hembra. Si el mosquito pica a una persona infectada de malaria (tendrá Plasmodium en la sangre), se lleva al protozoo y contagia a otra persona cuando le pica.

Como Plasmodium hace parte de su ciclo vital dentro de los glóbulos rojos de la persona, causa síntomas bastante graves, y además, la búsqueda de una cura que no sea tóxica es complicado.  Aunque es propia de países desarrollados, se han dado muchos casos de gente que contrae la enfermedad estando de viaje, y aquí es muy complicado de diagnosticar, ya que los síntomas se suelen confundir con los de la gripe, sobre todo al principio.

This thin film giemsa stained micrograph depicts a number of rin

Glóbulos rojos infectados con Plasmodium.

La malaria causa sobre todo fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y vómitos. Sin embargo, dependiendo de la especie, puede llegar a ser mortal si no se trata en menos de un día. Otras complicaciones de la enfermedad menos graves que la muerte son la anemia, las afectaciones cerebrales o de riñón. Sin embargo, depende mucho de la especie de malaria que te haya infectado y también de la propia persona (por ejemplo, la edad y el sistema inmunitario influyen bastante).

Las diferentes especies de Plasmodium se encuentran distribuidas por diferentes zonas, aunque a veces se solapan entre ellas. Si vas a escribir algo relacionado con esto, te sugiero que investigues muy bien, a ser posible pregunta a alguien que controle el tema de verdad (no a mí, que solo lo he estudiado en un tema), porque es bastante delicado.

Es importante destacar que la malaria no ha sido siempre una enfermedad de África, Asia y Sudamérica. De hecho, era endémica en Europa hasta la posguerra de la Segunda Guerra Mundial. Europa pudo declararse libre de malaria gracias a todo lo que se invirtió en prevención y sobre todo fumigación. En la década de los 90, la malaria volvió a algunas zonas, como el Caúcaso, tras las guerras de Afganistán y del Golfo, aunque ya se ha erradicado de nuevo.

Esto nos indica dos cosas: primero, que la malaria podría volver. En España hay mosquito Anopheles y nada que impida que pueda diseminar la enfermedad si pica a algún infectado (de hecho, es algo que ya ha pasado una vez y que me gustaría examinar más detalladamente si tengo tiempo). Segundo, que la malaria puede erradicarse con los suficientes medios. Sin embargo, también es verdad que el clima de los países en los que actualmente hay malaria no lo pone nada fácil, en invierno sigue habiendo mosquitos y es más complicado cortar el ciclo.

Y bueno, como me estoy enrollando demasiado, vamos a seguir.

Gusanos

Yo no sé vosotros, pero preferiría coger cualquier enfermedad antes que un gusano. Bueno, igual cualquiera no, pero es que mirad que asco.

dracunculus

Sí, Dracunculus es un gusano que sale por la piel y que te tienes que sacar.

Los gusanos tienen diferentes formas de causar estragos, y depende de la especie. Hay algunos, como Trichinella, que miden solo unos pocos milímetros pero que te pueden causar la muerte, y otros, como la archiconocida tenia, que con sus varios metros de largo son más simpáticas que pa’ qué.

Fuera de bromas, la gran mayoría de gusanos no son ni tan largos como la tenia ni tan letales como la Trichinella, y hay para todos los gustos. La gran mayoría son gusanos intestinales, que se transmiten por agua y alimentos contaminados con huevos o larvas. Además, estas enfermedades son propias de países subdesarrollados, por las menores condiciones de higiene que hacen que se pueda coger más fácilmente.

Después, pueden afectar de múltiples maneras, muchas de ellas quedándose en el intestino (como la propia tenia o las típicas lombrices del culo) o migrando a otras partes, como por ejemplo a las vesículas biliares o a los músculos.

El tratamiento no es fácil, ya que hay que buscar fármacos que afecten a las células del gusano pero no a las nuestras (y ojo, que los gusanos son animales, así que sus células se parecen a las nuestras). Sin embargo, la mayoría de enfermedades causadas por gusanos no suelen causar la muerte y los problemas más graves los dan en pacientes inmunodeprimidos.

Como ya he dicho antes, te recomiendo que si en algún momento de tu vida quieres hablar sobre un gusano parásito investigues bien. Los tendrás adaptados a todos los climas, de todas las formas y tamaños, de todas las virulencias y seguro que alguno te encaja. Y también, seguro que si no investigas la acabas liando.

¿Y esto para qué?

Igual es lo que se está preguntando mucha gente, que para qué les va a servir esto. Bueno, si he de ser sincera, creo que no tienen tantas aplicaciones como los virus y las bacterias, pero son infinitamente más originales. Para empezar, debes saber que si vas a ambientar una historia en un clima o en unas condiciones similares a las que hay en África, parte de Sudamérica y el Sudeste asiático, este tipo de parásitos están a la orden del día.  Si escribes una novela de aventuras y no te decides a meter a los caníbales, unos parásitos siempre están bien.

Por otro lado, las enfermedades causadas por protozoos, como la malaria, podrían causar epidemias importantes. Imagínate, una epidemia de malaria en un futuro postapocalíptico donde ya no existe el repelente de mosquitos ni los pesticidas.

Y bueno, eso por no mencionar la cantidad de aplicaciones que tienen las setas venenosas, que son un tipo de veneno tan digno como otro cualquiera.

La verdad es que, si te pones, los patógenos tienen un montón de aplicaciones en la literatura, escribas prácticamente el género que escribas (en serio, para los que escribís terror, cuando estás infectado por la tenia a veces cuando vas al baño cagas, literalmente, trozos de tenia que aún se están moviendo. Si eso no da miedo, ya me diréis el que…).

Al final, las enfermedades están en todas partes y no tienes por qué limitarte a las más conocidas para hablar sobre ellas. Hay muchas más opciones, yo he explicado bastantes, pero aún así estoy segura de que se me han quedado cosas en el tintero (jeje, tintero, ¿lo pilláis?)

Si os han quedado dudas estaré encantada de ayudaros (si es que sé, claro), pero de todas maneras, en Internet hay información sobre todos los tipos de bichos del mundo y seguro que sobre más de uno inventado. Así que ya sabéis: siempre os dicen que está muy bien eso de putear a tus personajes, pero no hace falta que todo sean rupturas amorosas ni cuchilladas traperas, también puede ser un gusanito intestinal, una infección de gravedad extrema, una seta venenosa… Vamos, que hay para elegir y ser originales.

Por mi parte, esto ha sido todo esta semana. Espero que os haya resultado útil o como mínimo, interesante y recordad dejar un comentario y compartir por ahí (si queréis, claro). ¡Hasta el próximo domingo! 😀

Anuncios

8 comentarios el “Esos adorables patógenos (II): hongos, gusanos y protozoos

  1. Diario de una berenjena
    junio 27, 2016

    NO ME GUSTAN LOS GUSANOS -huye-

    Me gusta

  2. Ernesto
    junio 27, 2016

    Una entrada muy interesante.

    Además de cuando dices “en países subdesarrollados”, ¿podrías dar alguna perspectiva histórica? Quiero decir, sabiendo la pobre separación entre heces y agua potable en la Edad Media, ¿los protozoos podrían haber matado a mucha gente? ¿Una comunidad que obtuviera el agua de un lago en lugar de un río lo sufriría mucho más?

    Le gusta a 1 persona

    • soyperry
      junio 28, 2016

      Buenas, Ernesto. A ver, por partes. La verdad es que no tengo mucha idea de historia, pero sí te puedo decir que lo que causa el daño es no tener una forma de separar las aguas fecales de las de consumo, o que no se puedan depurar. Pasa igual con una higiene pobre y con malas costumbres como lavar el menaje con agua no potable o no lavarse las manos después de ir al baño o antes de tocar comida. Por ejemplo, en los campamentos de refugiados, las enfermedades tienden a disminuir cuando se instalan letrinas y se mejoran las condiciones higiénicas. Así que ponte en una situación histórica con condiciones parecidas y lo tienes.
      Respecto al protozoo, bueno, podría ser dependiendo del protozoo, pero en general no son tan letales como las bacterias o virus (que muchos de ellos también se transmiten por al agua). Pero podría haberse dado el caso, sobre todo en un sitio donde la alimentación es deficiente, las defensas están bajas y más en niños que en adultos.
      En cuanto a lo del lago, definitivamente sí. En un río el agua corre, mientras que en el lago está encharcada, con lo que puede proliferar más vida (aunque en el río también se puede coger enfermedades, por supuesto, por ejemplo, si está contaminado con algo que viene de río arriba).
      Espero que te haya servido la respuesta. ¡Un saludo y gracias por pasarte!

      Me gusta

  3. Erik Reenberg
    junio 27, 2016

    No se yo, casi prefiero al gusano antes que algunos bichos que conozco. Como ese precioso animalillo que gusta de meterse por la uretra e hincharse hincando sus púas en las paredes de la propia uretra, o el que hace lo propio en el oído para poner sus huevos. Si, definitivamente prefiero al gusano. Estas entradas sirven para todo, terror, aventura (Imagina que tienes un Indiana Jones al que le da cagalera por culpa de una tenia), incluso drama (Unos excursionistas que se pierden en el monte y mueren lentamente envenenados por una seta)
    Perry nos estás trayendo infinitas posibilidades narrativas.
    Bueno, lo dejo antes de que alguien me pegue por pesado.

    Me gusta

  4. Pingback: Villanos con ciencia: manual del bioterrorista | Relatos en la Isla Tintero

  5. Pingback: Ciencia para escritores: las plagas de Egipto ¿qué tienen de real? | Relatos en la Isla Tintero

  6. Pingback: Recopilación: toda la Ciencia Para Escritores reunida en un solo lugar | Relatos en la Isla Tintero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en junio 26, 2016 por en Ciencia para escritores y etiquetada con , , , , .

Contador de visitas

  • 28,565 visitas

Introduce tu dirección de correo electrónico para recibir un email avisándote de cada nueva entrada

Follow me on Twitter

A %d blogueros les gusta esto: