Relatos en la Isla Tintero

Isla Tintero es el lugar donde cualquiera que haya sentido alguna vez la llamada de las palabras debe parar al menos una vez en la vida.

Ocho lecciones que podemos aprender de las estrellas del rock

El otro día estaba escuchando música camino a clase cuando algo hizo click en mi cabeza. “Ostras” pensé “hay muchas cosas que podemos aprender sobre escritura si miramos fuera de la escritura”. La idea me vino precisamente por la música que estaba escuchando. Hace bastantes años que soy fan de la música rock y no me considero una entendida, ni mucho menos, pero ya hay estilos, patrones, tonos… Que voy empezando a reconocer.

Y bueno, pensando en ello llegué a la conclusión (aunque mi abuela no lo vaya a compartir) de que hay muchas cosas que podemos aprender de las estrellas del rock si nos fijamos. Al final, escritores y músicos somos todos artistas y hay muchas cosas que tenemos en común. En esta entrada yo os voy a hablar de las lecciones que he aprendido yo, aunque seguro que hay mil más.

Así que venga ¡que comience el show!

freddie portada

1. Si te gusta, hazlo

He visto gente (me incluyo) preocupada porque algo que iban a escribir no era de su estilo, porque no sonaba a ellos, porque nunca habían hecho nada parecido. “Es que no es a lo que están acostumbrados mis lectores”. ¿Y qué? Yo solo tengo que decir una cosa: los Beatles hicieron Helter Skelter. Si habéis escuchado alguna vez a este mítico grupo sabéis a lo que me refiero: esa canción pega menos en su discografía que un pulpo en una ferretería. Al contrario que el resto de sus pegadizas melodías, Helter Skelter suena a punk, o quizás a heavy, con ecos, ruidos, gritos… Aunque no era lo que acostumbraban a grabar, a Paul McCartney le apeteció hacer algo así y triunfó aunque ni siquiera suena a Beatles.

Los Ramones también hicieron Baby I love youque no les pega nada. Y seguro que hay más ejemplos, pero ahora mismo no se me ocurren. Conste en acta que lo traía pensado de clase pero que me olvidé de apuntarlo.

En resumen, si te apetece escribir algo, escríbelo aunque se salga un poco de tu estilo o de tu género, aunque no suene a ti. No dudes en escribir romántica aunque seas escritor de terror, o en salirte de la fantasía para probar la poesía, ni dudes en escribir algo con una voz distinta a la tuya. Lo peor que puede pasar es que no guste, pero si lo has hecho porque te apetecía, tampoco es un drama.

 

2. Que no esté de moda no significa que no pueda gustar

Cuando Dire Straits surgió en a mediados de los 70, en una época donde triunfaba el escandaloso punk, nadie imaginaba que sus melodías suaves y sus poéticas letras pudieran llegar a triunfar. Sin embargo, llegaron a ser uno de los grupos más famosos del rock: vendieron discos a punta pala y su líder, Mark Knopfler, se considera uno de los músicos y compositores de referencia. Puede que su nombre no os suene, pero sus canciones seguro que sí.

mark knopfler

Pero a ver ¿cómo me iba a olvidar de poner una foto de este hombre?

Como ellos, otros muchos grupos surgieron en un momento en lo que todo parecía estar en su contra, y sin embargo, aunque su estilo no estaba de moda, llegaron a triunfar. Esto nos enseña que las modas no tienen que determinar lo que escribamos o no. No porque algo no esté de moda significa que a nadie le gusta.  Por otro lado, las modas son pasajeras y se olvidan pronto, pero si eres capaz de destacar por ti mismo, lo tienes mucho más fácil.

 

3. Lo sencillo triunfa

Vamos a hacer un experimento. Pincha en este enlace y cronometra cuántos segundos tardas en reconocer la canción. Cuenta también lo que tardas en seguir el ritmo con tu mesa.

¿Ya has vuelto? Acuérdate de dejar luego los resultados en los comentarios para que se compruebe mi hipótesis.

We will rock you  es el ejemplo perfecto para ilustrar este punto: su ritmo es tan simple que cualquiera puede reconocerlo en menos de cinco segundos y cualquiera con una mano y una superficie plana (un muslo en todo caso) puede reproducirlo. Pocas canciones pueden comparársele en este aspecto, y nadie me negará que ha triunfado como ninguna. Otros ejemplos que se me ocurren: Seven Nation Army, también conocida como “lo loló lolololooo”,  Whatever you want, de Status Quo o  Life is life.

Con esto quiero decir que no hace falta que seáis super barrocos ni retorcidos cuando escribáis, porque algo sencillo puede resultar incluso mejor. Hay muchas ideas que aunque a priori parezcan demasiado sencillas como para funcionar bien, después pueden triunfar si se les da en enfoque adecuado. ¡Y mucho!

Tampoco quiero decir que todo lo que hagáis deba ser sencillo: otras canciones con mil adornos, como Bohemian Rhapsody, han triunfado igual o más. Pero bueno, creo que se me entiende.

 

4. Crear una identidad propia es fundamental

Estoy pensando en todos los grupos o artistas que llegaron a la cumbre de la música y no se me ocurre ninguno que no tuviera su identidad, que fuera inconfundible. Queen, Dire Straits, los Beatles, los Rolling, Guns n’ Roses, AC/DC, Led Zeppelin, Bob Dylan, Pink Floyd, The Who… ¿hace falta que siga? Todos ellos tienen algo que les hace únicos, que hace que pongamos la radio y les reconozcamos aunque no nos sepamos la canción. Uno por los ritmos, otro por los solos, en otro la voz del cantante y en el otro por la guitarra. Y más allá de eso, lo que se llama el estilo, solo hay que escuchar (o leer) con la suficiente atención y durante el suficiente tiempo para darse cuenta.

Tú también deberías crear tu propio estilo, algo que te diferencie de los demás escritores, que al leer un relato tuyo sepamos de quién es sin necesidad de ver la firma. Está claro que para ello vas a tener que trabajar duro, pero es que ningún artista ha llegado donde está de chiripa. Han tenido que echar innumerables horas de trabajo, de ensayar, retocar, volver a ensayar… Vamos, que si a ellos les salen callos en los dedos por tocar la guitarra, no es un drama que a ti te salgan por escribir tanto. Encontrar tu voz como escritor lo merece.

Esto me lleva a hablar del simbolismo, aunque Rafael de la Rosa ya lo hizo en esta entrada de su blog. Si conocíais a los grupos de antes o si os da por buscar en Google, veréis que cada uno de los nombrados tiene un símbolo asociado: los Rolling la lengua, The Who la diana, Pink Floyd el prisma refractando, Guns n’ Roses las pistolas y rosas (jejé ¿a que no te lo esperabas?) y etcétera etcétera.

logos

Faltan algunos que también son míticos, pero se entiende ¿no?

Creo que una marca visual es importante para cualquier autor, sobre todo a nivel de márketing. Miguel Ángel Alonso Pulido también habla sobre ello en esta entrada, y explica que él usa siempre la misma tipografía y formato en la portada para dar una sensación de homogeneidad que a la larga, sea asociada con una imagen. Hay mucha gente que sabe más de esto que yo, pero creo que lo básico es crear un símbolo, algo que se pueda asociar contigo automáticamente. Aunque una imagen es lo más sencillo, en realidad puede ser lo que tú quieras.

Y con tu identidad creada…

 

5. Puedes probar cosas nuevas o diferentes sin perder tu esencia

Hay quien dice que las mejores baladas son las de los heavies y, bueno, ¿quién no ha escuchado nunca una balada de Whitesnake, Europe o, sobre todo, Scorpions? Pinchad en los enlaces, veréis como sí. A priori, mucha gente pensaría que canción lenta y heavy es totalmente excluyente, pero basta con escuchar las canciones para darse cuenta de que no lo son en absoluto. Puede que no tenga riffs frenéticos pero sigue sonando a ellos: no pierde ni un ápice de su esencia.

De la misma forma, muchos grupos a lo largo de la historia han sacado discos innovadores que seguían sonando a ellos. Tú puedes hacer lo mismo: no tengas miedo de perder tu identidad si haces algo un poco diferente. Seguirá siendo tu voz y tus lectores lo notarán ¿o acaso un fan de Scorpions no nota que una balada es suya por muy lenta que sea?

 

6. No hace falta ser el mejor en todo

Es obvio que no todos podemos ser escritores perfectos en todos los ámbitos. A unos se nos dan mejor otras cosas y a otros, otras, pero eso no significa que lo que escribamos no pueda estar bien. En vez de machacarte porque, pongamos, las escenas de lucha no se te dan bien e intentar evitarlas a toda costa, yo creo que lo que tienes que hacer es explotar tus puntos fuertes. Sí, esos que todos tenemos, hasta el más insospechado, como qué se yo, Ana Botella. Esto no quiere decir que no tengas que esforzarte por mejorar, qué va, solo que no hace falta machacarse por ello (me consta que muchos lo hacemos).

El ejemplo que más me gusta para este caso es el de Kurt Cobain. Nirvana ha sido uno de los grupos más importantes de grunge, rock alternativo o lo que fueran. Sin embargo, Kurt no era un gran guitarrista. Vale, sí, se manejaba y posiblemente lo hiciera mil veces mejor que yo, pero aún así no podía intentar competir con otros como Mark Knopfler, David Gilmour o Jimmy Page

Cuando le regalaron su primera guitarra, Kurt solo quiso aprender lo suficiente como para poder componer sus propias canciones, lo que apenas le llevó dos meses. Esto no impidió que su grupo triunfase ¿por qué? porque tenía otros puntos fuertes. La mayoría de fans de Nirvana que conozco están de acuerdo en que Kurt Cobain era un gran compositor y está claro que eso le sirvió de mucho. Tu caso seguramente sea igual ¿no sabes hacer escenas de lucha? Seguramente eso no va a acabar con tu carrera, así que sigue escribiendo.

Y relacionado con esto…

 

7. Aprende a delegar

Creo que muchos escritores, sobre todo los que empiezan, tienen este problema. Se creen que pueden hacerlo todo ellos solos, y a veces es verdad, pero la mayoría de las veces no lo es. Quieras o no, tu libro lo va a corregir mejor un corrector profesional que tú por muy bueno que seas, aunque solo sea porque es más fácil pasar por alto errores que uno mismo ha cometido. También habrá por ahí muchos expertos que te puedan echar una mano sobre vestimentas en el siglo XIII, o sobre antimateria o sobre enfermedades víricas.

Delegar, dejarte ayudar por una persona más experta que tú en algún campo, no es nada malo. De hecho, esa es la idea de formar bandas de música donde cada uno toca el instrumento que mejor domina (o el que le corresponde, como pasaba a veces en los Beatles). Incluso los artistas en solitario, como Bruce Springsteen, se rodean de los mejores músicos que pueden, porque saben que ellos no pueden hacerlo todo. Eso por no mencionar que tienen mánagers, técnicos de sonido, de luces, y hasta un tío que les cambia las guitarras.

Así que ya sabes, si quieres ser una estrella del rock, digoo… de la escritura, compórtate como una y rodéate de los mejores.

 

8. Sigue creando

Muchas de las canciones míticas de la historia del rock pertenecen a esos grupos de una sola canción. Esos que tocaron el cielo una sola vez con una canción y después nos olvidamos de ellos. Se me ocurren montones de ejemplos y seguro que a vosotros también, y los pondría por aquí de no ser porque la mayoría no os dirían absolutamente nada. Pero pinchad aquí y veréis como sí.

Por otro lado, si iniciara un debate sobre cuál es la mejor canción de Queen, o de AC/DC , o de los Rolling Stones (podéis hacerlo en los comentarios) seguro que seríamos incapaces de ponernos de acuerdo. Estos grupos no son conocidos por una canción, sino con una trayectoria en general, y esa, creo yo, debería ser la aspiración de todo buen escritor.

¿De qué te sirve un solo libro? Bueno, en realidad te puede servir de muchas cosas, pero yo pienso que tienes que mirar más lejos. Ten una trayectoria. Haz que discutamos acerca de cuál de tus obras es mejor.

 

Iba a terminar aquí, pero me he dado cuenta de que no  había mencionado mi ejemplo favorito. “¿Cómo puede ser?” diréis espantados. Horrible, lo sé. Así que aquí va mi bonus tip.

BONUS: Arriésgate

Axl Rose llegó a Los Ángeles por primera vez con poco más que una guitarra. No tenía muy claro lo que iba a hacer, solo que quería tocar. En su primer día allí, un mendigo le asaltó mientras caminaba y le gritó: “You know where you are?, you’re in the jungle baby, you gonna die!”. Supongo que Axl podía haberse dado media vuelta y volver al pueblo, porque e mendigo tenía razón. Sin embargo, Axl no lo hizo y años más tarde, la frase formó parte de la canción Welcome to the jungle, una de las más famosas de la banda.

axl rose welcome to the jungle

Advertencia: puede ocurrir esto.

Así que ya sabes. Cuando alguien te grite que no sabes dónde te metes y que vas a morir, escríbele una canción. O un libro, lo que veas. Quién sabe lo lejos que podría llegar.

 


Bueno, pues esto ha sido todo. Espero que os haya resultado útil o como mínimo entretenido. Y si ninguna de las dos, pues que al menos hayáis aprovechado los enlaces. Quería decir también que, por favor, que nadie se sienta ofendido si no he incluido a su grupo favorito porque “OH, son míticos” o porque “Es que eran un ejemplo mucho mejor”. Me lo podéis poner también en comentarios (uf, qué cansina estoy hoy con los comentarios, no pienso repetirlo) y ya lo tendré en cuenta para la próxima, pero ya he dicho que no soy ninguna experta. ¡Ah! y no olvidéis compartir por aquí o por allá. ¡Hasta el próximo domingo! 😀

Anuncios

8 comentarios el “Ocho lecciones que podemos aprender de las estrellas del rock

  1. Una vez vi un trozo de una entrevista a Ritchie Blackmore en la que le preguntaban por el famoso riff de Smoke on the water. El pobre hombre contaba, un poco compungido, que la gente solía decirle: “¡Pero si sólo tiene cuatro notas!”. Pues sí, sólo son cuatro notas, pero bien puestas. Que algo sea sencillo no implica que esté mal hecho o poco trabajado, y además, te permite llegar a más gente, y de una manera más directa, que algo lleno de florituras porque sí. En la música y en la escritura.

    Le gusta a 1 persona

    • soyperry
      junio 5, 2016

      ¡Buenas! Pues mira, otro ejemplo más. La verdad es que, aunque es una canción mítica, no se me había ocurrido. Y coincido contigo, lo sencillo a veces triunfa por lo directo, casi más que por lo fácil de imitar y repetir. ¡Un saludo!

      Me gusta

  2. Rafa de la Rosa
    junio 5, 2016

    WOW! Me ha encantado. Mucha razón en muchas cosas. De hecho mucha razón en todas. Pero me quedo con las que nos quitan el miedo: si quieres hacer algo, hazlo, aunque no seas el mejor, aunque pueda que no consigas nada: hazlo, arriesga, ESCRIBE.

    Me ha encantado, en serio. ^^

    Le gusta a 1 persona

    • soyperry
      junio 5, 2016

      ¡Muchas gracias! Me alegro mucho de que te haya gustado ^^ Coincido contigo, y a parte de los Beatles yo también controlo de eso, que escribo muchas basurillas. ¡Un abrazo enorme!

      Me gusta

  3. Gracias por la mención, Raquel y enhorabuena por este gran artículo, al que humildemente te apunto otra lección fundamental que los escritores podemos aprender de los músicos: la necesidad de trabajar muchas horas antes que cualquier otra cosa.

    ¿Te imaginas a un guitarrista que no quiera practicar con la guitarra porque “no se siente inspirado”? No, si quieres triunfar como guitarrista, tienes que coger la guitarra y echar cuantas más horas mejor todos los días. Y lo mismo con cualquier instrumento o si eres la voz cantante. Nada puede sustituir el trabajo diario, los ensayos y las “horas de vuelo”. Y ningún músico de éxito en ninguna época de la historia ha triunfado solo practicando cuando le apetece.

    Lo mismo ocurre con los escritores. Tienes que escribir mucho y todos los días, aunque no estés inspirado y no tengas ganas. Escribir es como cualquier otra actividad: cuanto más escribas y más te esfuerces, mejor lo harás. Puede que tus primeras obras apesten (o no, ahí entra el talento natural de cada uno), pero la siguientes serán un poco menos malas y puede que al final termines escribiendo cosas decentes. Pero solo si persistes y escribes todos los días, aunque no te apetezca ni tengas inspiración.

    Trabaja, sigue trabajando y luego trabaja todavía más. El único lugar donde encontrarás éxito antes que trabajo es en el diccionario.

    ¡Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    • soyperry
      junio 5, 2016

      ¡Buenas! Muchas gracias ^^ Coincido contigo en lo de trabajar duro, lo malo es que en el mundo del espectáculo es algo que se sabe pero que a menudo no se dice. Se usan mucho más las palabras “dotado” o “con talento” que “constante” o “trabajador” ¡y el caso es que curraron un montón! Pero sí, tienes toda la razón del mundo ¡muchas gracias por la aportación y un abrazo!

      Me gusta

  4. Doña Sierpe (@Dalayn)
    junio 6, 2016

    Me ha encantado la entrada ^^ Me parecen muy acertadas tus comparaciones y tus ejemplos. Quizá lo más complejo es lo de la “esencia”, distinguirte en escritos diferentes, aunque creo que no es algo que se deba buscar en un principio sino que se adquiere con el tiempo, escribiendo y escribiendo. Creo que es de ese tipo de cosas que te salen solas, en realidad.
    Besos mil ^^

    Le gusta a 1 persona

    • soyperry
      junio 6, 2016

      ¡Muchas gracias! Sí, creo que tienes razón, pero al final es una de las cosas más importantes, todos los grupos que han llegado a lo alto son inconfundibles. ¡Besos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en junio 5, 2016 por en escribir, truconsejos y etiquetada con , , .

Contador de visitas

  • 28,565 visitas

Introduce tu dirección de correo electrónico para recibir un email avisándote de cada nueva entrada

Follow me on Twitter

A %d blogueros les gusta esto: