Relatos en la Isla Tintero

Isla Tintero es el lugar donde cualquiera que haya sentido alguna vez la llamada de las palabras debe parar al menos una vez en la vida.

La mezcla perfecta: Sorry de Zoran Dvrenkar

¡Muy buenas a todos! Hoy he decidido inaugurar una nueva sección llamada “Diario de lectura”. La idea surgió gracias al blog de El Libro Del Escritor, que en este artículo recomendaban llevar un diario de lectura explicando sus ventajas para los escritores. La verdad es que ahora mismo no tengo tiempo de leer mucho, pero todo lo que vaya leyendo lo colgaré en el blog. Esto no es una reseña, ni un resumen, ni una crítica creativa, solo unos pocos apuntes con lo que me ha parecido más significativo de cada libro, para que podáis leerlo si os interesa aprender algo de ese autor en particular. De verdad que he intentado centrarme en lo que nos puede resultar más útil a los escritores, así que bueno, aquí vamos.

La primera novela que os traigo es Sorry, de Zoran Dvrenkar, un thriller del que ya hablé en mi artículo Consejos para escribir en segunda persona. Lo leí por primera vez a los trece años y lo he releído varias veces después, pero no fue hasta después de leerlo de nuevo (en el período de exámenes, cómo no) cuando pensé que analizar las características de un libro como este podría ser extremadamente útil para mucha gente.

wp-1455437292210.jpg

Lo primero que voy a hacer es copiaros aquí la sinopsis que aparece en la parte de atrás del libro: no quiero hacer spoiler pero así os ahorro el trabajo de buscarlo en Google.

Cuatro jóvenes berlineses con más derrotas que victorias que contar. Dos chavales que sufren en sus carnes una experiencia que ninguno de los dos podrá jamás olvidar. Un conductor que deambula por las carreteras de Alemania. Y tú, que has planeado esto, paso a paso, tienes ya a tu primer objetivo y sabes que todo comienza a encajar. Quizá pueda parecer cruel, pero sólo se trata de una simple obra de castigo…y de perdón.

De este libro lo que más me ha llamado la atención es el uso que el autor hace de los tiempos y de los narradores. Cuando llevas leídas unas pocas páginas te das cuenta de que el libro se cuenta desde tres momentos diferentes: Antes, En medio y Después. Por otro lado, también se cuenta desde varias perspectivas: (segunda persona), El hombre que no estaba allí, Kris, Tamara, Wolf, Frauke (tercera persona) y el conductor (primera persona).

Vayamos por partes. Como ya expliqué en este artículo, la segunda persona se centra en el asesino (no es ningún spoiler, sale en la segunda página). Bastantes de los capítulos de “En medio” (presente) tienen este tipo de narrador titiritero a lo largo de todo el libro, en los que poco a poco vamos descubriendo las motivaciones de todos los actos. Por otro lado, dentro de los propios capítulos, el narrador usa la tercera persona del singular y el pasado para hablar acerca de su pasado, como queriendo separarse a sí mismos de su yo pasado. Esto, de primeras fue lo que más me llamó la atención, pero también quería nombrar algunas frases que dice el narrador en segunda persona y que te hacen sentir que tú, como protagonista, estás formando parte de una gigantesca obra de teatro. Por ejemplo, esta:

Antes de que hablemos de ti, quisiera presentarte a gente a la que vas a conocer muy pronto. Es un día fresco de agosto […] Nos encontramos en un pequeño parque en el centro de Berlín. Aquí empieza todo. Un hombre está sentado en un banco junto al agua. Su nombre es Kris Marrer…

Este fragmento no forma parte de un capítulo en segunda persona, sino de uno de Kris pero consigue hacer que te sientas guiado por un ser omnisciente, que lo sabe todo y te descubre tu propia historia (podría ser un ejemplo también de narrador que involucra al lector, proporcionándole información extra con estos capítulos en tercera persona).

Hilando con esto, los capítulos de los cuatro jóvenes, Kris, Tamara, Wolf y Frauke tienen una continuidad, ya que trabajan juntos. Sin embargo, el hecho de que cada capítulo esté centrado en la perspectiva de un personaje (aunque sea en tercera persona) hace que sea más fácil llegarles a conocer, escuchar su voz, identificarles. Sinceramente, a mí me parece un acierto, aunque realmente no sería imprescindible.

Por otro lado, los capítulos de El conductor, los únicos de “Después”, te van generando cuestiones durante todo el libro. La primera persona usada aquí contrasta con las demás personas, si bien al final te das cuenta de un par de fallos en esta parte que te sacan un poco de la historia (no voy a decir más sobre eso, si alguno quiere saber más que me escriba por privado).

¿Qué es lo que más me ha llamado la atención de este libro? Como ya habréis podido suponer, la mezcla tan buena que resulta. Con tantas personas y tiempos cabría esperar que acabara siendo muy confuso, pero en mi opinión no lo es para nada. Este libro mantiene el suspense muy bien, y para ello necesita que no nos hagamos un lío con las escenas.

Además, pienso que la trama está bien equilibrada entre todos los puntos de vista diferentes, y no creo que realmente sobre ninguno, porque aunque algunos no aporten tanto a la trama como otros, sí que contribuyen a crear una atmósfera agobiante.

Otra cosa que veo positiva del uso de tantos capítulos y subcapítulos diferentes (en realidad no es que sean subcaptítulos sino más bien subdivisiones, pero bueno) es que todo acaba pareciendo un puzzle gigante que se van montando poco a poco a partir de piezas muy distintas, para al final dar una imagen gigantesca en la cuarta dimensión: desde el pasado hasta el futuro.

El final, como es obvio, es ese momento en el que las diferentes tramas, coinciden para completar por fin ese enorme lienzo. Si bien para mi gusto todo ocurre de forma bastante desbocada y rápida, no me quiero centrar en eso porque considero que no es lo importante: lo importante es cómo se llevan la mayoría de las tramas a coincidir para explicarlo todo, sin que quede ningún hueco.

Recomiendo leer esta novela a aquellos que se estén planteando mezclar tiempos o personas, ya que creo que les puede ayudar a hacerse una idea sobre cómo se puede llevar a cabo. Y además, pueda ayudaros o no, la recomiendo por puro entretenimiento, aunque puede ser un poco dura en algunas partes (tampoco tanto, no os creáis). ¡Ah!  Y también deberíais echarle un ojo si queréis escribir algo que lleve a un final desde diferentes rutas, más o menos lo que he explicado antes, porque creo que con Sorry te puedes hacer una buena idea. ¿Conocéis alguna novela con características similares?

Bueno, y esto ha sido todo por esta semana. Que sepáis que sigo pensando en el #ProyectoB, y que voy con calma, pero voy. Si os ha gustado u os ha resultado útil, compartid o dejad un comentario, que me hace mucha ilusión. ¡Hasta el domingo que viene!

Anuncios

3 comentarios el “La mezcla perfecta: Sorry de Zoran Dvrenkar

  1. Dorothy
    febrero 14, 2016

    ¡Vaya! No había oído hablar de este libro pero parece muy interesante (y para mí gana puntos que esta ambientado en Alemania). Me lo apunto ahora mismo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: 19 formas de cagarla escribiendo y otra de regalo | Relatos en la Isla Tintero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en febrero 14, 2016 por en Diario de lectura y etiquetada con , , , , .

Contador de visitas

  • 34,556 visitas

Introduce tu dirección de correo electrónico para recibir un email avisándote de cada nueva entrada

Follow me on Twitter

A %d blogueros les gusta esto: