Relatos en la Isla Tintero

Isla Tintero es el lugar donde cualquiera que haya sentido alguna vez la llamada de las palabras debe parar al menos una vez en la vida.

Si cuidas las cosas, te durarán

Me voy a poner en plan yaya y os voy a contar una historieta. Hace unos años, concretamente cuando tenía 14, decidí dejarme una trenza. Ya sabéis, una de estas finitas a un lado de la nuca que están tan de moda. Desde que me la hice, siempre que me cortaba el pelo la apartaba para que me quedara cada vez más larga. La verdad era que me gustaba mucho y que llegó a crecer bastante antes de que me diera cuenta de que el pelo crece y a la vez se cae. Para entonces, quedaba ya tan fea que tuve que cortar, no sin gran desazón. Pero no todo estaba perdido, unos meses antes había empezado a dejarme crecer otra trenza y ya tenía repuesto. Esta también se me estropeó, y eso que intenté alargar el momento de su muerte poniéndole hilos de colores, y después de eso tuve que cortar otra, y otra…Sin embargo, la trenza que llevo ahora me ha durado ya más de un año y sé que aún le queda mucho por aguantar ¿Por qué? Porque descubrí que si me las cuidaba, las deshacía a menudo, las peinaba y las lavaba no se estropeaban. Empecé a cuidar con mimo mi trenza y ella me ha correspondido manteniéndose casi tan lozana como el primer día.

“Vale, menuda chorrada”, estaréis pensando muchos. “Perry, esta vez te has lucido” diréis otros. Y seguro que algunos os estáis preguntando si tengo fiebre. No. Esto tiene sentido, o al menos eso creo. Se me encendió la bombilla y caí en la cuenta de que lo que me había pasado con las trenzas era exactamente lo mismo que me había pasado con la escritura durante toda mi vida.

Yo siempre he sido de empezar proyectos con mucha ilusión, de enamorarme de ellos…y de no cuidarlos también. Al cabo de no mucho tiempo me aburría de ellos y se estropeaban y al final había que matarlos. De verdad que a lo largo de mi vida he abandonado muchos más proyectos de escritura que trenzas (y eso que trenzas he tenido que abandonar unas cuantas) y no me siento precisamente orgullosa de ello. Actualmente estoy metida hasta las cejas en un proyecto de novela, que está aguantando mucho mejor que el resto.

Y mi secreto no es secreto, es que lo estoy cuidando. Intento escribir en él todos los días (aunque he de admitir que a veces lo cambio por escribir un relato corto o una entrada para el blog), hacer fichas de personajes, preparar escenas…No empecé ilusionadísima para olvidarme enseguida, sino que intenté dosificar mis ganas, planear, guardar algunas de las mejores partes para después. Y oye, de momento está funcionando. No sé qué saldrá de todo esto, pero llegados al punto en el que estoy, dudo mucho que ahora vaya a ser capaz de abandonarlo.

Escribo esta entrada no para jactarme de lo bien que me va la vida y para restregaros mis éxitos por la cara, sino para demostraros lo fácil que es. Solo tenéis que cuidar vuestros proyectos y estos os corresponderán y os durarán tiempo, el suficiente para que no podáis abandonarlos. Y ahora, muchos estaréis decepcionados porque entrasteis aquí buscando consejos y os habéis encontrado una charlita moralista. Pues que no se apure nadie, que aquí van unos pequeños truconsejos para cuidar las cosas (ojocuidao que pueden aplicarse a casi cualquier proyecto a largo plazo).

consejos de escritura

Empezamos con las lecciones, señores

La primera, y la que yo veo más esencial es: planifica (un poco) antes de empezar, o al menos, piensa. Yo soy totalmente una escritora de brújula, y sé que debería planificar mis cosas como mil veces mejor de lo que lo hago (al menos lo intento). Empecé esta novela sabiendo al menos cómo quería que terminase, y la verdad, he notado el cambio con respecto a las otras que empecé sin saber adónde iba. Si tienes tu plan ligeramente esbozado será más difícil que lo acabes abandonando, porque tendrás algo a lo que aferrarte, un destino. Si luego te desvías, no pasa nada, eso no es más que una señal de que has hecho algo. Si no escribes, resulta bastante imposible que te desvíes de lo planeado.

La segunda es que no te agotes demasiado rápido. Si te emocionas escribiendo al principio, después no tendrás nada por lo que seguir, o al menos, eso le pasa a mucha gente. Que gastan sus energías al principio. En mi caso, os contaré que llevo cinco meses escribiendo una novela y deseando poner una frase. Y aún no ha surgido. Yo a eso le llamo autocontrol y sí yo puedo ¿por qué no vosotros? Antes de seguir, no quiero que nadie interprete mal este consejo. No quiero decir que tengáis que meter paja en vuestra novela día sí día también, solo que podéis pensar a algo de gran escala, reservaros lo bueno para mañana, o para pasado Así, todos los días tendréis un motivo para seguir.

Seguimos con un consejo con mucha relación con lo anterior. Cuando pares una sesión de escritura hazlo en lo más alto. Cuando más emocionado estés. Aunque te vaya a costar separarte del teclado, al día siguiente estarás deseando ponerte, lo harás con más ganas y más motivado. Yo, que escribo todos los días, os puedo garantizar que he probado la técnica, y también he tenido días que he parado de escribir en la parte menos interesante, y no hay color. Cuando sabes lo que vas a escribir al día siguiente, la productividad y la motivación son incomparables.

Otra cosa que os puedo decir que os ayudará es que no os desaniméis por nada. Si al alguien no le gusta lo que escribís, no es razón para dejarlo, es razón para analizar la crítica, mejorar, aprender…pero nunca para tirar la toalla. Es imposible gustarle al mundo entero, y aún más imposible hacerlo con un primer borrador. Así que ya sabéis, los comentarios negativos solo son un motivo para esforzarse más.

Y por último, lo que más me ha servido a mí: pensad a largo plazo. Vedlo como un proyecto de futuro, como algo que empezará a dar sus fruto dentro de cinco años como mínimo (que podrán ser menos, pero que mejor no tengáis prisa). Armaos de paciencia porque lo bueno llegará. No hoy, ni mañana, ni dentro de seis meses, pero llegará y si no habéis abandonado vuestro proyecto, si habéis sido pacientes, estaréis ahí para verlo y para disfrutarlo.

stack-of-books-1001655_1920

Y bueno, esto ha sido todo. Para los que os hayáis saltado párrafos, aquí va el resumen de rigor: planifica antes, no te agotes demasiado rápido, no te dejes desanimar por nada y míralo todo como un proyecto a largo plazo.

Espero que os haya servido para convenceros de que cualquiera puede tener un proyecto entre manos, solo hace falta echarle ganas y esforzarse. Y espero también que vayáis a animaros y que os salga bien (estoy segura de que sí). Si os ha gustado, o tenéis algún método propio que queráis compartir, añadir algo, o simplemente daros el placer de comentar, hacedlo y será bienvenido. ¡Hasta la próxima entrada!

Anuncios

2 comentarios el “Si cuidas las cosas, te durarán

  1. Lily Tempeltom
    diciembre 3, 2015

    Muchas gracias por dar esos ánimos a los pobres del resto de mortales que nos condesamos en acciones basadas en ilusiones excesivas.
    Con esa planificación podremos sobrevivir a esos ataques de “lo quiero hacer todo ya”.

    Le gusta a 1 persona

    • soyperry
      diciembre 4, 2015

      Muchas gracias a ti por comentar! ME alegro de que te guste, la verdad es que lo vi necesario, porque a mí me pasaba lo mismo antes. ¡Saludos!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 22, 2015 por en Uncategorized.

Contador de visitas

  • 34,558 visitas

Introduce tu dirección de correo electrónico para recibir un email avisándote de cada nueva entrada

Follow me on Twitter

A %d blogueros les gusta esto: